jeudi, juin 30, 2005

Embajadas antiguas

Image hosted by Photobucket.com

Embajadas antiguas,
muros desconchados.
De óxido las negras verjas
esplenden como la noche.
Silencio de ventanas huecas,
sólo el viento cada tarde
y las palomas sin memoria
con ojos fijos de presente.

Aquellas vísperas
con el horizonte
trazado de esperanza
y el arpegio de las copas
sobre la línea del cielo,
el rumor de la fuente
y el color de los cipreses.
Desmedida sensibilidad.

Silencio de orquestas extintas,
silencio, silencio,
y el aleteo del olvido
entre las estatuas amputadas.
Entre la alta maleza
los gatos se alimentan
de filigranas y miseria.
Huele a restos de vida.
Huesos en papel de diario.

Entroncadas buganvillas
en granito conservan el linaje
de aquellas noches y la música
de una blanca falda al rodar.
Noches siempre cálidas
por el fado de tus labios
por aquel largo camino
de la mano entre hortensias.

El jazmín silvestre envenena
cada aliento de mi recuerdo.
Tu país desapareció de los atlas
como mi nombre de tu diario.

La farolas no se encendieron
y a veces permanecí mirando
la luz tenue de las cortinas.

Embajadas antiguas,
muros desconchados.

Image hosted by Photobucket.com


Texto: Jesús Fragoso
Fotografía: David Gallant y Marc Rivière

5 commentaires:

Andreas Kartak a dit…

Buen poema para acabar la semana con instintos nostálgicos
Un saludo

Dra. Kleine a dit…

YA se te extrañaba chico!!

Bella la fotografía y bellas las palabras adheridas a ella...
Muros silenciosos que son testigos de la humanidad.

Gracias por dejarte leer nuevamente!

Piel a dit…

Construcciones
huella de la humana cruzada
del deseo de prevalecer
seducidos ante su hechura


Da gusto leerte nuevamente.

Andreas Kartak a dit…

ya se retrasa con el siguiente pedido... uhmmmm

angel a dit…

Bellas imágenes encablagadas en la nocturnidad de la red...