jeudi, octobre 27, 2005

La cesta de otoño

a Marc i Laia



Image hosted by Photobucket.com

Tú recoges hojas
y yo recuerdos.
Ambos caminamos
al pie de un abismo.
Que tú ignoras y yo presiento
como una sombra.

Tú, bajo el árbol,
que como una madre
te espera con secretos
en los bolsillos;
yo revolviendo la memoria
en busca de una sonrisa,
aquella que fue origen de todo.

Actos acostumbrados
pequeños, cotidianos,
insignificantes,
sine qua non,
pero sin nombre ni apellido
ni voluntad de pervivencia.
Cada día buscamos una luz,
aunque nos bastaría
con una palabra.
Image hosted by Photobucket.com
Ante un único sol,
imaginamos que es nuevo
que nos enseñará el camino.
Al cabo siempre queremos más.
Vivir no parece suficiente
y el resultado es la búsqueda
o esperar de nuevo a que amanezca.

Frente a la chimenea
miramos la cesta
y no veo nada
que la vida no haya hecho para ti.
Las hojas, las setas, el musgo
y la ilusión de creer en la conquista.
Un tesoro en cada rincón.

Mas yo no he cazado ni un recuerdo.
Desaparecen
si tú descubres el mundo a mi lado.
Image hosted by Photobucket.com


Texto: Jesús Fragoso
Imagen: Román Guerras Álvarez y Peter Rodgers
Pintura : Xevi Vilaró

4 commentaires:

angel a dit…

Hola Jesús, paso a saludarte y a avisarte que, con noviembre en ciernes, he colocado en mi blog los 11 poemas de este mes.
Saludos,
Angel

Andreas Kartak a dit…

Un saludo, como siempre buenas palabras.

juan a dit…

buenísimo jesús. Me recuerda "un montón" (permítemelo por la euforia) a García Montero, mi poeta más magnificado (junto con Ángel González y Neruda, por orden)no sé si has publicado pero... (me copio tus poemas por si acaso!)
un saludo
Gracias de veras por tu comentario en mi blog. Espero eliminar esa sobriedad
en el ritmo!)
Gracias de nuevo

juan a dit…

(lo siento: lo acabo de ver: la luz más clara) Podrías enviarme la referencia.
Un saludo