dimanche, novembre 20, 2005

Muerte natural

Image hosted by Photobucket.com

Maneras de morir
como el humo de un cigarro
dibujado en las nubes;
formas de vida
en una coreografía de gestos
entre las murallas del aire
al amparo del bosque
del pan y de la tierra.
Siempre permanece la llama en la noche
como aquel reclamo del cazador
que reconoce su presa
desde su cerco
sin moverse


esperando

el silencio.


II

Maneras de ser
esa arena antes roca
al desvelo de los gritos
de los golpes del azul.
Palpitación del tiempo
que desmembra cada palabra.
Cada carta escrita
con las razones del mito.



III


Esta casa sobrevive ajena
a los colores del cielo.
La lenta decadencia
saluda ya por las ventanas
sin cerrar los postigos en la noche.
Una mirada como tren que se aleja;
flores caídas sobre mesas de jardín.



Image hosted by Photobucket.com

IV

Sigo en ocasiones el rastro
de una colonia que no se vende
desde hace años.
Y creo en los sueños.
En el movimiento de los fantasmas.

V

Porque me regalaron frases y rosas.
¿Has visto cómo se apaga un lirio?
Se hunde como si enmudeciera
una boca arrepentida.
Me regalaban rosas y frases
si me veían pasear.
Y me llamaban joven.

VI

Formas de vida,
geometría del destino
abrazados sin brazos
uno al lado del otro
en un sofá recamado.
Se apagan a la luz del televisor.
Lenguaje inmóvil de las vacas.
Y me saludaban
con las tijeras en la mano.

VIII

Las puertas no se abrirán
a pesar del viento.
En las losas descansan
los gatos insomnes.
Ellos nunca se suicidarán
por el silencio de los objetos
o la quietud de invierno
en las habitaciones.

Texto: Jesús Fragoso
Imagen : Florencio Sánchez

3 commentaires:

angel a dit…

HOla jesú, paso a saludarte a la vez que a decirte que he colcado ya los 11 poemas de diciembre en mi blog, que sabes bien que es un espacio abierto a los amantes de las buenas letras.
Un saludo, angel

juan a dit…

ey
muy buenas las rimas VIII y la I.
Aunque ya veo que los versos son completamente libres, hasta en su medida.
Buen mensaje. Me gusta esa idea de que las estatuas del cementerio no sufrirán por la quietud de invierno en las habitaciones. Muy bueno
Un saludo

laveron a dit…

sigo leyendo...el último párrafo colapsó en mis ojos.
tú poesía me emociona...
un beso
laura