mardi, février 15, 2005

TATUAJE



AYER sus palabras se tatuaron en tu corazón.
Desde tan cerca se oían lejanísimas.
Pero podías perdonar. Y perdonaste.
Porque las mentiras más grandes sostienen
las columnas del templo de la felicidad.
Hoy a tus pies se deshace la luna
en cristales de agua salada y estéril.
En la orilla del mar, cementerio de conchas.

Texto: Jesús Fragoso
Fotografía: Lourdes Contreras. Obra en

www.picassomio.com

1 commentaire:

juan a dit…

Porque las mentiras más grandes sostienen
las columnas del templo de la felicidad.