samedi, avril 16, 2005

Pies descalzos

Image hosted by Photobucket.com



En las paredes del hambre
se guarda silencio
y la luna cose
los vientres vacíos con hilo de hades.

En las paredes del hambre
se oyen niños llorar
porque las teorías no existen
cuando las moscas ciegan los ojos.

Podría inventar una máquina del tiempo
con sólo viajar con la mirada
hacia el sur. Geografía vedada
al paso del hombre por la historia.

En las paredes del hambre
la cena es el desayuno
y los ángeles sin sueño
nunca vencen al enemigo.

Si te miran los niños
en las paredes del hambre,
no sufras,
porque no te pedirán nada,
no les interesan los relojes que mienten.

Brillan en la noche
las gotas de una vida
que se seca como la piel
de un tambor mudo.
Mientras los perros salvajes
a veces sobreviven
en esa oscuridad.
Image hosted by Photobucket.com

En las paredes del hambre
los grillos cantan asustados
al oír crujir las huellas
porque un día vale una vida
cuando el tiempo sólo se compara
con la supervivencia.
Y ahora pisa sin pies la muerte con mil caras.

Texto: Jesús Fragoso
Fotografía: Pablo Herrerías
Fotografía: Marius Krmpotic.

2 commentaires:

Piel a dit…

Imagenes que regalan un mundo interior y letras que desnudan la realidad, haciendola cercana , nuestra...

Regreso el saludo con todo gusto...

¡¡Enhorabuena por tu libro!!

¡¡Amo Barcelona!!


Caricias cercanas

juan a dit…

"no les interesan los relojes que mienten", Niño, sufriente, la muerte te espera, con algún nombre, "ya no habrá más hambre que la que tú comes".